psicología y coaching

psicología y coaching
internet clínica

Saturday, March 20, 2010

Asertividad


Asertividad

Las iniciales de cada uno de los elementos forman la palabra «ESCALA», lo cual puede servirle como regla mnemotécnica para recordar cada uno de los pasos a seguir para desarrollar una conducta asertiva. El guión que acabamos de describir puede servirle para poner por escrito sus situaciones problema de modo que pueda ver de forma clara y reafirmar lo que desea conseguir. Inicialmente, el guión debe escribirse y practicarse bien, con anterioridad al desarrollo de la situación para la que se ha creado; de este modo se crea la obligación de clarificar las necesidades y de aumentar la confianza en lograr su satisfacción.

A continuación les mostramos un ejemplo de guión en el que una mujer (Jean) desea disponer cada día de una hora y media de calma y tranquilidad ininterrumpidas, para realizar sus ejercicios de relajación. Su esposo (Frank) la interrumpe siempre con preguntas o solicitando su atención. El guión de Jean es el siguiente:
Expresar: Es responsabilidad mía asegurarme de que Frank respete mis necesidades y realmente tengo derecho a disponer de un poco de tiempo para mí.
Señalar: Le preguntaré si quiere hablar del problema esta noche cuando llegue a casa. Si no quiere, fijaré yo el momento para mañana o pasado.
Caracterizar: Cuando estoy haciendo los ejercicios de relajación, por lo menos una vez y normalmente más de una, me interrumpe por algún motivo; incluso a veces me ha abierto la puerta para preguntarme la hora. Con ello me desconcentra y luego es mucho más difícil lograr relajarme.
Adaptar: Me pongo de mal humor cuando me interrumpen en el tiempo que dedico a estar sola y me siento frustrada cuando, luego, los ejercicios me cuestan más de hacer.
Limitar: Me gustaría que, cuando tengo la puerta cerrada, no me interrumpieran a no ser en un caso de verdadera emergencia. Tiene que asumir la idea de que mientras esté cerrada la puerta quiere decir que estoy haciendo todavía los ejercicios y que quiero estar sola. Debo decirle:
Acentuar: Si no me interrumpes, cuando termine podré venir a charlar un rato contigo. Si me interrumpes, tardaré más en hacer los ejercicios.

En el siguiente ejemplo, Harold siente una gran aversión a acercarse a su jefe para averiguar por qué le han rechazado para un nuevo puesto en la empresa. No ha recibido ningún tipo de explicación sobre los motivos de la decisión y en este momento Harold ex periment un sentimiento negativo hacia la empresa y su jefe en particular. El guión de Harold es el siguiente:
Expresar El resentimiento no arreglará esta situación. Necesito reafirmar mi derecho a recibir una explicación razonable de mi jefe.
Señalar: Mañana voy a enviarle un memorándum solicitándole hora para hablar del problema.
Caracterizar: No he recibido ninguna explicación sobre el ascenso. El puesto que solicité ha sido ocupado por otro y esto es todo lo que sé.
Adaptar: Me sentí muy incómodo por no saber por qué no fui aceptado y cómo se tomó la decisión.
Limitar: De modo que me gustaría recibir alguna explicación de usted, sobre cómo ven mi trabajo y sobre qué elementos jugaron a la hora de tomar la decisión.
Acentuar: Creo que su explicación me ayudará a hacer mejor mi trabajo.
Estos guiones, igual que las situaciones problemas que los han originado, son específicos y detallados. La exposición del problema es clara y pertinente y no reprocha ni acusa a nadie y tampoco es pasiva. Los sentimientos se expresan como (mensajes en primera persona) y se asocian a los acontecimientos o conductas específicas que los provocan, sin evaluar, por ejemplo, al marido de Jean ni al jefe de Harold.
Los «mensajes en primera persona» proporcionan una gran carga de seguridad al individuo asertivo, ya que normalmente evitan que la otra persona se moleste o se ponga a la defensiva. Con esta forma de expresión de los sentimientos, no se acusa a nadie de ser una mala persona; simplemente se manifiesta lo que se desea conseguir o a lo que se cree tener derecho.
Un guión que se haya realizado en forma correcta debe cumplir los siguientes requisitos:
1. Establecer, cuando sea conveniente, un momento y lugar que resulte adecuado para ambas partes, a fin de asegurar las necesidades propias.
2. Describir la conducta de forma objetiva, sin juzgar o evaluar.
3. Describir de forma clara, utilizando referencias específicas al momento, lugar y frecuencia de la situación.
4. Expresar los sentimientos de forma tranquila y directa.
5. Limitar el motivo del sentimiento reactivo exclusivamente a la conducta problema, no a la totalidad de la persona emisora de dicha conducta.
6. Evitar expresar las debilidades disfrazándolas de «sentimientos honestos».
7. Pedir cambios que sean razonables y lo suficientemente pequeños como para no provocar una gran resistencia.
8. No pedir más de uno o dos cambios muy específicos cada vez.
9. Hacer los reforzamientos de forma explicita, ofreciendo a la otra persona algo realmente deseable.
10. Evitar los castigos que sean demasiado grandes para resultar una amenaza real.
11. Prestar atención a los derechos y objetivos de la conducta asertiva.
Teniendo en cuenta estas reglas, podemos distinguir entre un guión bien hecho y uno mal hecho. Por ejemplo, durante varios semestres seguidos, Julie ha querido asistir a una clase nocturna de cerámica. Cada vez que lo ha intentado, su marido ha puesto una ex cusa u otra para no quedarse con los niños mientras dura la clase. El guión de Julie es el siguiente:

E Tengo miedo de que me estén marginando.
S Así que voy a decírselo esta noche.
C Un año es demasiado tiempo para esperar.
A Él es demasiado egoísta para ayudarme.
L Pero va a tener que fastidiarse cada miércoles por la noche. A Ysi no le gusta, ya puede despedirse de su matrimonio.
Julie ha violado las reglas número:

1. Por no quedar de acuerdo en un día y lugar para discutir el asunto.
2. Por utilizar frases no específicas y acusadoras como «me están marginando».
3. Por no detallar exactamente en qué consiste el problema.
5. Por describir a su marido como un egoísta, en lugar de expresar sus propios sentimientos ante la conducta de éste.
8. Por no especificar el número de semestres.
9. Por no ofrecer ninguna recompensa a cambio de la modificación de conducta.
10. Por amenazar con un castigo que excede, con mucho, la culpa.

El mismo guión de Julie podría escribirse de forma correcta como sigue:

E Es algo vital para mí disponer de tiempo para realizar aquellas cosas que me interesan.
S Le pediré a él que discutamos el asunto el sábado por la mañana después del desayuno o más tarde, en cuanto pueda.
C He perdido ya dos clases de cerámica porque tú no estabas disponible para cuidar de los niños. He esperado un año y me gustaría matricularme esta vez.

A Me siento frustrada por no haber podido pro bar algo que realmente me llamaba la atención y también me he sentido dolida al ver que te dedicas a otras cosas en lugar de ayudarme a que pueda asistir a las clases.
L Me gustaría que te cuidaras de los niños los miércoles por la noche de 6.30 a 9.00. El curso acaba el 2 de junio.
A Si accedes, cada miércoles prepararé cordero de esta forma especial que te gusta; pero si te niegas tendremos otro gasto más porque tendré que buscar una «canguro».
Ahora la conducta problema se ha descrito de forma específica, y los sentimientos se han expresado de forma no amenazadora; la recompensa que ofrece Julie es realista y explicita. Hay que observar que normalmente no es necesario el reforzamiento negativo y que para reforzar positivamente suele bastar la exposición de que se sentirá mejor si se modifica una conducta determinada. Generalmente, hay que evitar hacer promesas.
Ahora puede pasar ya a escribir su propio guión. Una vez que lo haya hecho, ensaye delante del espejo. Si es posible, grabe estos ensayos en una cinta magnetofónica, para depurar el estilo. Es útil realizar los ensayos con un amigo delante para obtener, de este modo, una reacción inmediata. Imagínese, o mejor aún, represente la peor respuesta posible que puede recibir a su petición. Deje de temer a la respuesta como si se tratara de una pesadilla, afrontándola y preparándose después su contrapartida.
El quinto paso en el entrenamiento asertivo es el desarrollo de un lenguaje corporal adecuado. A continuación indicamos cinco reglas básicas que debe seguirlas practicando delante del espejo.
1. Mantenga contacto ocular con su interlocutor.
2. Mantenga una posición erguida del cuerpo.
3. Hable de forma clara, audible y firme.
4. No hable en tono de lamentación ni en forma apologista.
5. Para dar mayor énfasis a sus palabras, utilice los gestos y las expresiones del rostro.
El sexto y último paso para llegar a ser una persona asertiva es aprender a evitar la manipulación. Inevitablemente, se encontrará con estratagemas que intentarán impedir sus objetivos, desarrolladas por aquellos que pretenden ignorar sus deseos. Las técnicas que se describen a continuación son fórmulas que han demostrado ser efectivas para vencer dichas estratagemas:

Técnica del disco roto. Repita su punto de vista con tranquilidad, sin dejarse ganar por aspectos irrelevantes (Sí, pero... SÍ lo s pero mi punto de vista es... Estoy de acuerdo, pero... Sí, pero yo decía... Bien, pero todavía no me interesa.)

Técnica del acuerdo asertivo. Responda a la crítica admitiendo que ha cometido un error, pero separándolo del hecho de ser una buena o mala persona. (Sí, me olvidé de la cita que teníamos para comer. Por lo general, suelo ser más responsable.)
Técnica de la pregunta asertiva. Consiste en incitar a la crítica para obtener información que podrá utilizar en su argumentación. (Entiendo que no te guste el modo en que actué la otra noche en la reunión. ¿ Qué fue lo que te molestó de él? ¿ Qué es lo que te molesta de mí que hace que no te guste? ¿ Qué hay en mi forma de hablar que te desagrada?)
Técnica para procesar el cambio. Desplace el foco de la discusión hacia el análisis de lo que ocurre entre su interlocutor y usted, dejando aparte el tema de la misma. (Nos estamos saliendo de la cuestión. Nos vamos a desviar del tema y acabaremos hablando de cosas pasadas. Me parece que estás enfadado.)
Técnica de la claudicación simulada. Aparente ceder terreno sin cederlo real mente. Muéstrese de acuerdo con el argumento de la otra persona pero no consienta en cambiar de postura. (Es posible que tengas razón, seguramente podría ser más generoso. Quizá no debería mostrarme tan duro, pero...)
Técnica de ignorar. Ignore la razón por la que su interlocutor parece estar enfadado y aplace la discusión hasta que éste se haya calmado. (Veo que estás muy transtornado y enojado, así que ya discutiremos esto luego.)
Técnica del quebrantamiento del proceso. Responda a la crítica que intenta provocarle con una sola palabra o con frases lacónicas. (Sí... no... quizá.)
Técnica de la ironia asertiva. Respónda positivamente a la crítica hostil. (Res pondo a «Eres un fanfarrón» con un «Gracias».)
Técnica del aplazamiento asertivo. Aplace la respuesta a la afirmación que intenta desafiarle hasta que se sienta tranquilo y capaz de responder a ella apropiadamente. (Sí... es un tema muy interesante... Tengo que reservarme mi opinión al respecto... No quiero hablar de eso ahora.)
Le resultará de utilidad prepararse contra ciertas estrategias típicas que intentarán bloquear y atacar sus respuestas asertivas. Algunas de las más enojosas son:
Reírse. Responder a su reivindicación con un chiste. ( Sólo tres semanas tarde? ¡Yo he conseguido ser todavía menos puntual!) Utilice en estos casos la técnica para procesar el cambio (Las bromas nos están apartando del tema) y la del disco roto (Sí..., pero.)
Culpar. Culparle a usted del problema. (Haces siempre la cena tan tarde que luego estoy demasiado cansado para lavar los platos.) Utilice la técnica de la claudicación simulada (Puede que tengas razón, pero tú estás rompiendo tu compromiso de lavar los platos), o simplemente no se muestre de acuerdo (Las diez es una buena hora para lavar los platos).

Atacar. Consiste en responder a su afirmación con un ataque personal del siguiente tipo: «i eres tú para molestarte porque te interrumpan? ¡Eres la fanfarrona más grande que conozco!» Las mejores estrategias en estos casos son la técnica de la ironia asertiva (Gracias) junto con la del disco roto o la de ignorar (Veo que estás de mal humor, ya hablaremos más tarde).
Retrasar. Su reivindicación es recibida con un «Ahora no, estoy demasiado cansado» o «Puede que en otra ocasión...». Utilice en estos casos la técnica del disco roto o insista en fijar una fecha para discutir el asunto.
Interrogar. Consiste en bloquear cada una de sus afirmaciones con una serie continuada de interrogantes: «¿Por qué te sientes así?... Todavía no sé por qué no quieres ir... ¿Por qué has cambiado de opinión?». La mejor respuesta es utilizar la técnica para procesar el cambio (Porque no es ese el problema. La cuestión es que no quiero ir esta noche) o la del disco roto.
Utilizar la autocompasión. Su reivindicación es recibida con lágrimas y con la acusación implícita de que usted es un sádico. Intente seguir adelante con su guión, utilizando la técnica del acuerdo asertivo. (Sé que te resulta doloroso, pero tengo que resolverlo.)
Buscar sutilezas. La otra persona intenta discutir sobre la legitimidad de sus sentimientos o sobre la magnitud del problema, etc., para así distraer su atención. Utilice en estos casos la técnica para procesar el cambio (Nos estamos entreteniendo en sutilezas y apartándonos de la cuestión principal),junto con la reafirmación de su derecho a sentirse como se siente.
Amenazar. Su interlocutor intenta amenazarle con frases como esta: «Si sigues con la misma cantinela, vas a tener que buscarte otro novio». Utilice en estos casos la técnica del quebrantamiento del proceso (Quizá) y la de la pregunta asertiva ( qué te molesta mi petición?). También puede utilizar la técnica para procesar el cambio (Eso suena a amenaza) o la de ignorar.
Negar. Consiste en hacerle creer que usted se equivoca: «Yo no hice eso’> o «De verdad queme has malinterpretado». Reafirmese en lo que ha observado y experimentado y utilice la técnica de la claudicación simulada. (Puede parecer que estoy equivocado, pero he observado que...)
Lecturas recomendadas
Alberti, Robert E. y Emmons, Michael. Your Perfect Right. Ed. rey. San Luis Obispo, California: Impact Press, 1974.

1 comment:

Anonymous said...

qjgf ggpgm porn hub pelesa u bh u dyh

psicoterapia y coaching, clínica internet